Guía Fine Art

Las impresiones Fine Art o Giclée, son la mejor opción actual para pasar a papel tus imágenes. La variedad de materiales disponibles y la alta gama cromática permite conseguir que tengamos un medio más de expresión. Mediante el grosor, el tacto, el tono… podemos añadir una sensación extra a la experiencia visual.

Nosotros tratamos de acercarte los mejores materiales y poner a tu alcance las técnicas que ya están reconocidas por galerías y museos de todo el mundo.

Imprimir de esta forma puede ser, si quieres, una experiencia que completa tu trabajo y tu obra.

Aquí te dejamos una guía con los conceptos más importantes de esta técnica y algunas dudas que te pueden surgir.

¿Qué es la impresión Giclée o Fine Art?

La inyección de tinta (inkjet) es uno de los métodos de impresión más populares en el entorno doméstico y cada vez más en el entorno industrial. Las impresoras que usan este proceso esparcen diminutas gotas de tinta alojadas en el cabezal sobre el sustrato, en nuestro caso papel previamente tratado para conseguir un buen resultado y que la tinta permanezca en él.

Se usa el término Giclée o Fine Art para denominar una impresión inkjet de mucha precisión y con tintas pigmentadas sobre papeles de alta calidad. Habitualmente son 100% algodón, de PH neutro y libres de ácidos. Esta combinación produce una definición y durabilidad excepcional.

Es habitual que las impresoras mezclen tintas cian, magenta, amarillo y negro (CMYK) para formar todos los colores. Las impresoras de calidad fotográfica y artística pueden tener hasta 12 cartuchos de tinta, añadiendo por ejemplo, cian y magenta claro, grises, verdes o naranjas. Esto permite reproducir una gama mucho más rica de colores que solo con CMYK, con una mayor precisión y con degradados más suaves.

¿Qué son las tintas pigmentadas?

Hay más, pero los dos tipos de tintas que nos interesan a nosotros son dos:

  • Dye o de colorantes: Se componen de colorantes solubles en agua, de origen natural o sintético.
  • Pigmentadas: Hechas con pigmentos de origen orgánico encapsulados en una resina sintética y suspendidos en la base acuosa, pero no son solubles en ella.

Las tintas dye pueden ofrecer colores más saturados, pero son sensibles a la luz, la humedad y el ozono. Las pigmentadas son más caras pero mucho más resistentes al paso del tiempo. Además, hoy por hoy se ha avanzado mucho en solucionar efectos negativos como el bronzing y el metamerismo. Por tanto: dye para uso convencional, y pigmentadas para aplicaciones artísticas o que deban conservarse mejor.

En Moosesbildwerk usamos un plotter EPSON Stylus Pro 7900 de 11 tintas pigmentadas y un máximo de 61 cm de anchura (mayor que DIN A1), una EPSON P9000, de 11 tintas pigmentadas y un ancho máximo de 1’10m, y una EPSON P-600, de 9 tintas pigmentadas y un máximo de 33 cm de ancho o DIN A3+.

↑ Volver arriba ↑ 

¿Por qué no se parece lo que veo en pantalla a las impresiones?

Para una consistencia entre todo el proceso de gestión del color, todos los aparatos y entornos que participan en la visualización y tratamiento de la imagen, deben estar coordinados.

Esto implica principalmente una pantalla e impresora calibradas y perfiladas, y un entorno acorde.

Te ofrecemos dos alternativas desde aquí. La primera, ven a ver tus archivos en nuestra pantalla antes de imprimir. Es un servicio gratuito para pedidos de importe mayor a 20€. La segunda, puedes contratar nuestro servicio de calibración de pantallas en Zaragoza

↑ Volver arriba ↑ 

¿A qué tamaño y resolución debo llevar las imágenes?

Tamaño

El tamaño de una imagen digital viene dado por la cantidad de píxeles que tiene. El píxel es la unidad elemental de imagen. Se suele expresar en anchura x altura. ¡Ojo! No es lo mismo que tamaño de archivo, que se mide en bytes o múltiplos.

Lo ideal es darles el tamaño final, incluidos los margenes blancos. Así, evitamos malentendidos y tú controlas totalmente el aspecto final de tu obra. Dejar un pequeño margen es aconsejable con papeles de alta gama, para facilitar la colocación del paspartú y para que al manipularlo no se nos estropeen los bordes de la imagen si va impresa a sangre.

Resolución

La resolución de imagen es un valor que indica cuantos píxeles caben en una unidad de medida concreta, como una densidad de píxeles. Habitualmente se expresa en píxeles por pulgada (ppp o ppi, pixels per inch en inglés). Ten cuidado con algunos programas como Photoshop, que en ocasiones tienen los controles ajustados a píxeles por centímetro.

La resolución de impresión se expresa habitualmente en puntos por pulgada (conocido como dpi, dots per inch) para decir cuantas gotas se imprimen por unidad. Lo ideal es que la resolución de la imagen sea un divisor entero de la de la impresión, así un número entero de puntos imprimiran un píxel.

Para nuestras impresoras las resoluciones óptimas son 240 ppp / 360 ppp ya que imprimimos a 2880dpi. Los 300ppp clásicos son herencia de las imprentas tradicionales, y algunas máquinas inkjet también funcionan bien a esa resolución. Pregunta siempre a tu impresor.

↑ Volver arriba ↑ 

¿En qué modo de color? ¿Y formato? RGB o CMYK para imprimir

Modo de color, ¿RGB o CMYK?

Las pantallas reproducen los colores mediante la mezcla de RGB (red green blue) y las impresiones con CMYK (cyan, magenta yellow black).

Nuestro flujo de trabajo está optimizado para RGB ya que nuestras máquinas trabajan a 9 y 11 colores, pero si has trabajado en CMYK, no hace falta que conviertas, ya lo haremos nosotros.

Perfil de color. ¿Qué **** es eso?

Es un conjunto de datos que caracteriza (“caracterizar” en el sentido de “describir”) un dispositivo de entrada (cámara) o salida (impresora, pantalla) de color, o espacio color en si. Es necesario porque cada dispositivo reproduce el color de diferente forma.

En fotografía casi siempre nos coincide con sRGB o AdobeRGB porque así captura la cámara, pero también podemos generar perfiles de pantallas e impresoras concretas. En diseño, también hay estándares como los FOGRA.

  • Si usamos sRGB, tenemos menos colores disponibles, ya que es un espacio más prqueño, pero es más fácil que nuestras tintas lleguen a cubrir todos los colores de la imagen.
  • Si usamos AdobeRGB, tenemos una gama más amplia y saturada que puede ser muy útil, pero hay que ser conscientes de que quizá algunos no lo podamos reproducir con la impresora o que tu pantalla que no los haya sido capaz de mostrar, con lo que la edición habrá sido imprecisa. En cada caso se debe valorar.

Recomendamos AdobeRGB, te avisaremos si algún color nos puede dar problemas antes de imprimir. En este gráfico vemos como el papel tiene más gama que sRGB y Adobe RGB en ciertos tonos, como los azules y turquesas. Siempre habrá colores difíciles, pero te ayudaremos en los casos difíciles.

Otros perfiles como ProPhoto tienen más gamut aún, y casi se reservan cuando queremos preservar colores concretos y en aplicaciones del tipo de la reproducción de obra. Por lo general no nos conviene usarlo porque tenemos que comprimir mucho los valores de los colores.

¿Cual es el formato más adecuado?

TIFF

Prácticamente el todoterreno de las imágenes. Admite CMYK, RGB, escala de grises, multicanal… y permite mantener toda la información de la imagen intacta. Casi todas las aplicaciones de edición de imágenes pueden usar este formato.

  • Admite compresión sin pérdida de información.
  • Puede almacenar capas, textos, formas y otra cosas útiles para diseño.
  • Admite mucha profundidad de color y transparencias.
  • Ocupa bastante espacio en disco.
  • No se utiliza para imágenes en internet.

Es apto y muy buena elección para impresión. Es altamente recomendable acoplar todas las capas antes enviarlo a ningún sitio que no las vaya a editar, y puedes usar la compresión LZW.

 

JPEG/JPG

Los tomaremos como uno solo. Es el formato más común de imagen. Se creó como estándar por la necesidad de trabajar y transportar archivos pequeños, con lo que es un formato con compresión y pérdida de información en cada guardado (aunque hay variantes sin pérdida).

  • Tamaño pequeño.
  • Podemos elegir la cantiad de compresión que queremos.
  • Bueno para subir imágenes a internet.
  • Pérdida de calidad general.
  • Aparición de artefactos, efectos extraños e imprefecciones.
  • No soporta transparecia.

Para imprimir es mejor evitar este formato si disponemos de un TIF, pero da buenos resultados si trabajando un archivo TIFF o PSD, guardas una copia para impresión con la mínima compresión posible, a la mayor calidad que nos proporciones el software. Siempre conserva tu TIFF de trabajo.

PDF

Formato estándar de documentos. Puede contener imágenes, formas, campos de formulario… incluso modelos 3D. Uno de los más completos, se suele utilizar más en diseño, ilustración digital vectorial y maquetaciones de álbumes o documentos de varias páginas.

Si vas a traer algo en PDF, guárdalo en el estándar PDF-X3, con todos los textos trazados.

PSD/AI // AFPHOTO/AFDESIGN/FH11…

Formatos propios de Photoshop, Illustrator y otros.

Solo trabajamos con PSD y AI. Es apto para impresión, pero sólo envíalo en caso de que tengamos que hacer alguna edición sobre tu imagen. En este caso sin acoplar, y es recomendado que vaya con todas las fuentes necesarias o aún mejor, con los textos trazados si no hemos de tocarlos.

OTROS FORMATOS

En principio no utilizaremos png, gif, bmp, pict, xpm…. Hay formatos como los PDF y EPS que también pueden contener imágenes.

↑ Volver arriba ↑ 

¿Qué más debo comprobar antes de enviar mis fotos?

Además de lo visto en los puntos anteriores:

  • Tamaño final.
  • Resolución.
  • Perfil incrustado.

Dejamos una lista de posibles errores más comunes. Todos estos “defectos” pueden ser subjetivos. Cada uno tiene unos criterios estéticos y puede utilizar intencionadamente la edición para crearlos si es su objetivo.

  • Aberración cromática: suele aparecer en fotos con fuertes contraluces, y es más acusado con aperturas grandes y cuanta peor es la calidad de la óptica del objetivo. Provoca halos de colores indeseados en los bordes de los objetos, y pueden ser cian/rojo, verde/magenta o amarillo/azul. Si disponemos del RAW, podemos corregirlo en el plugin Adobe Camera RAW o en Lightroom. En photoshop se puede corregir a mano o en el menú Filtros>Correcciones de lente o Filtros>Filtro de camera RAW. ¡OJO! Al intentar corregir ese defecto con un filtro, puede que estemos alterando los colores de otras zonas de la imagen que no queremos, se debe revisar bien toda la imagen.
  • Bordes descuidados: Si la imagen es un fotomontaje, se han cortado y pegado elementos, o se ha recortado, pueden aparecer bordes de color o zonas transparentes que no nos interesan. A la hora de imprimir causará que los bordes de la foto queden irregulares. Para corregirlo, podemos clonar de una zona próxima o pintar con el pincel.
  • Detalle en sombras y luces: Dependiendo de nuestra pantalla, puede ser difícil de distinguir detalle o variaciones muy sutiles en las zonas más negras y las más blancas.
  • Banding, posterizado: aparece cuando hay una edición muy agresiva o se comprime más de lo debido la foto al guardarla. Puede ser difícil de detectar y corregir. Dos métodos para corregirlo son añadir ruido o seleccionar la zona que está mal y aplicar un filtro de desenfoque gaussiano.
  • Otros artefactos de compresión: Cada vez que guardamos un archivo con compresión con pérdida, estamos deteriorándola a favor de que ocupe menos. Para trabajar correctamente, guarda tus imágenes mientras las editas en RAW, TIF, PSD, o algún formato similar. Guarda en JPG sólo en el último momento o cuando no tengas más espacio en la memoria.
  • Desenfoque: Viendo la imagen al 100% de zoom o más, podemos apreciar de una manera correcta si la foto tiene poca nitidez. Para corregirlo Photoshop cuenta con filtros.
  • Ruido: Podemos hablar de ruido de crominancia, cuando los píxeles muestran colores que no son los correctos, o ruido de luminancia, similar al grano de las películas analógicas. El ruido de crominancia o color es bastante desagradable, y habitualmente se trata de mitigar. El de luminancia es menos molesto por lo general, y eliminarlo es más peligroso que el de color.
  • Ortografía y tipografía. Si tu imagen tiene texto, como el título o una firma, ¡revisa la ortografía! Parece obvio, pero a veces cuando se va con prisas puede ser fácil pasar por alto alguna falta ortográfica.
  • Textos editables (si lo mandas por capas en TIFF o PSD). Comprueba que estan trazados o rasterizados, pues puede aparecer el problema de que el ordenador que recibe el archivo no tenga las mismas fuentes que tú y provocar que sea sustituida por otra diferente que no respete tu diseño. Una buena práctica, si aquí no vamos a tocar tu archivo, es que lo acoples.

↑ Volver arriba ↑ 

/p>

Papeles fine art y fotográficos. Características y tipos.

La típica clasificación brillo/mate se queda escasa. Veamos todos los elementos que nos influyen en la obra.

Peso y grosor

El peso está expresado en gramos, gramos por metro cúbico, o gsm. Suele ir en proporción al grosor, pero no siempre.  Cuanto más pesa mas estable se queda al recibir la tinta. También aporta sensación de calidad. Nosotros trabajamos con papeles entre los 200 y los 300g. El grosor o calibre es la medida física del espesor del papel. Se suele dar en micras/mm o en mils (una centésima de pulgada). El papel corriente tiene un grosor de en torno a 0,2mm y el Fine Art varía mucho, pero uno de 300g puede estar en torno a 0,4-0,6mm.

Blancura

Cada papel tiene un tono de blanco distinto, y con diferente luminosidad. Los más blancos consiguen más contraste. Es muy dificil “ver” el tono de un blanco aislado, lo mejor es por comparación.

Esta cualidad se consigue mediante colorantes o blanqueantes ópticos, sustancias que no nos interesan para conservación, ya que con el tiempo se van liberando y en consecuencia el papel vuelve a su color original. Si un papel no lleva blanqueantes (u OBA’s) permanece más estable a lo largo del tiempo.

Composición
Papeles RC.

Siglas de Resin Coated. Tienen una base alfacelulosa recubierta de una capa de polietileno, con un revestimiento microporoso por la o las caras imprimibles. Hay de varios tipos de acabados: brillo, semibrillo, perlado, metálico, mil puntos… Resisten al agua y relativamente bien a la abrasión. Secan muy rápido.

Dentro de esta gama tenemos el Lustre convencional RC 260 y el ILFORD Galerie Prestige Smooth Pearl

Baritados.

Papel que emula al papel baritado tradicional fotográfico. Cuentan con una base de fibra y un recubrimiento de sulfato de bario o barita, que se añade a la superficie del papel consiguiendo en general un acabado semibrillo muy agradable y blanqueando el material.

El ILFORD Galerie Prestige Gold Fibre Silk y el Hahnemühle Baryta FB son de este tipo.

Alfacelulosa

Papeles mate hechos de pulpa de madera muy purificada. Se le eliminan componentes indeseados como ácidos y lignina, con lo que permanecen más estables a lo largo del tiempo.

Tenemos varios materiales de este tipo, como los bellas artes de la gama basic, el Hahnemühle Studio Book & Decor, el Torchon…

Algodón o Rag

 Son los papeles de más prestigio y los mejores a nivel de conservación. Cuentan con diferentes acabados y texturas según el modo de fabricación y los recubrimientos. Suelen ser libres de ácidos y con reserva alcalina, y no es habitual que lleven blanqueantes.

Dentro de esta categoría puedes imprimir en los Hahnemühle Photo Rag Ultra Smooth, Photo Rag Pearl y Willliam Turner; el Garza Proart y los lienzos.

Otros

Hay infinidad de papeles. Algunos contienen fibras de bambú, caña de azúcar, y otras plantas.

Acabado
Brillo

El típico papel brillo. No trabajamos este tipo de papel porque es su manipulación es delicada, y por criterio personal. Una variante son los metalizados.

Semibrillo/perla/lustre

La frontera entre esos está muy difusa. A grandes rasgos, el perla tiene un ligero granulado y el lustre también, pero un poco más grueso.

Mate.

Tienen un aspecto más elegante. Algunos tienen una superficie más aterciopelada que otros, lo que puede aportar una sensacion extra al espectador. Hay infinidad de grados y tipos de textura, tipo acuarela.

Lienzo.

Pueden ser sintéticos, de algodón o mezcla. Los Fine Art suelen ser gruesos y con gran parte de algodón. Hay varios tipos de textura y diferentes grados de brillo.

↑ Volver arriba ↑

¿Cómo elegir el papel adecuado?

Según el grosor y el peso, el papel puede tener más o menos rigidez o más o menos cuerpo. Esto aporta sensación subjetiva de más calidad cuanto más grueso. También tiene un componente funcional, y es que al manupilarlo, un papel más grueso es menos propenso a sufrir daños, pero más dificil de enrollar para su transporte.

Los papeles más blancos son adecuados para dar más contraste o cuando necesitamos blancos puros. Por ejemplo, en una fotografía de un paisaje nevado o una ilustración con colores muy saturados, puede interesarnos. Los cálidos o menos blancos generalmente resultan más agradables a la vista, y es más habitual preferir estas en impresiones en retratos o para blanco y negro. Hay que tener en cuenta que si son más blancos por llevar blanqueantes ópticos, su efecto irá desapareciendo lentamente con el tiempo.

Los papeles RC tienen un aspecto plástico, pero son más económicos y buena opción para trabajos con menos requerimientos de conservación, o decorativos.

Los papeles baritados son unos de los preferidos para imágenes en blanco y negro, ya que proporcionan unos oscuros muy ricos. También consiguen reproducir una alta gama cromática.

En cuanto a alfacelulosa o algodón, los pimeros son más baratos y por lo general su aspecto es menos agradable, pero son muy buena opción. También tienen buena resistencia al paso del tiempo. Los de algodón son la mejor opción para Fine Art sin duda, pese al inconveniente de su elevado precio.

Al elegir entre los diferentes acabados, los que tienen algo de brillo suelen ser usados para retratos, paisajes con tonos saturados, imágenes con mucho contraste… Potencian la viveza, el color y el detalle. Los mate tienen un aspecto más elegante. Algunos tienen una superficie más aterciopelada que otros, lo que puede aportar una sensacion extra al espectador. Suavizan los colores y aplanan las imágenes. Un inconveniente es que en general menos gama que los brillantes.

Los lisos suelen usarse para retratos, paisajes suaves o ilustración lineal o más realista. Los texturados quedan estupendos para ilustración tradicional, reproducción de arte o para fotografía con aspecto de pintura. No los aconsejamos para retratos, ya que la propia textura puede generar sombras indeseadas en pieles. Lo mismo en imágenes con detalles en luces y sombras, ya que pueden perderse.

Los lienzos se usan en reproducción de obra, ilustración y para dar un aspecto pictórico a las fotografías.

Tenemos muestrarios impresos que puedes adquirir por 10€. Es una herramienta imprescindible si imprimes, te ayudará a elegir el material más adecuado cuando estes preparando tus trabajos.

↑ Volver arriba ↑ 

¿Y una vez impreso?

Los papeles de gran calidad deben ser tratados con cuidado y almacenados protegidos de los ácidos y la luz solar directa. El resto también, pero en principio van a tener una vida más corta o incluso puntual, con lo que su manupulación si que debe ser cuidada pero su almacenaje no es tan critico, porque se van a deteriorar mas rápido igualmente.

Debemos manejar el papel por los bordes y si es posible, con guantes. Para evitar que los bordes se estropeen, es buena práctica dejar un poco de margen blanco, ya que en un borde con tinta se nota rápidamente cualquier abrasión. Sobre todo el papel baritado, que puede descascarillarse al mínimo roce.

La superficie es delicada pero depende mucho del papel. En los mate cualquier roce se aprecia. En los baritados las rayaduras y huellas, y los RC son bastante resistentes en general.

Si va a ser expuesta, lo mejor es que vaya tras un cristal con filtro UV y que no le de la luz directa. Si va a ser guardada en un archivo, deberíamos almacenarlo con materiales libres de ácidos a una temperatura lo más constante posible entre 15 y 25ºC y una humedad de entre el 40 y el 60%.

Con tu copia te proporcionaremos papel cristal, papel barrera o fundas de poliéster para que puedas conservarla en óptmas condiciones.

↑ Volver arriba ↑ 

¡Al grano!

 

Máximo ancho

60cm en todos los materiales. Hasta 1,10 m en algunos, consúltanos

Tamaño final, incluidos margenes blancos.

Resolución

240 ppp / 360ppp.

Modo de color

Foto: RGB. Ilustración: RGB/CMYK.

Perfil de color

sRGB/AdobeRGB. Siempre incrustado.

Formato

TIFF, PSD, JPG máxima calidad, PDF X-3.

Siempre con textos rasterizados y capas acopladas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando significa que ha leído nuestro Aviso legal y está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad y de cookies.

Aviso legal

ACEPTAR
Aviso de cookies